jueves, enero 06, 2011

Despertando a una realidad nefasta

Me he puesto a la tarea de leer de aquí para atrás estos 4 años y tanto de basura escrita en esta bitacora, en principio para contrastar mi percepción del mundo actual frente a la de hace un lustro, y segundo para burlarme de mi mismo. No es posible creer que sea el mismo que escribe estas lineas la misma persona ingenua que aun tenía ese romanticismo montañero que creia aun en buscar caminos de cambio de este pueblo idiota al que no lo arregla nada mas que un meteorito que borre todo y lo inicie de cero.



Todo partió de la base según la cual todo se reducía a un simple problema de pensamiento colectivo lo que hacia que, al no tener una identidad común, no teníamos tampoco un norte común. No existe una identidad clara de estado-nacion por lo tanto había que buscarla y según las estupideces de lo que he escrito hasta ahora eso solucionaría el problema en un porcentaje más que importante.
Pero no. El problema no solo es mas profundo sino que no tiene solución. Es una estirpe proclive a la maldad o en las palabras sabias de Echandía, un pais de cafres. Si Rousseau hubiera crecido aquí posiblemente no pensaría en la concepción bondadosa del hombre por naturaleza en la que basó gran parte de su teoria de la educacion, sino que se daría cuenta que por alguna extraña razon aqui todo lo que nace, nace torcido. Las contadas excepciones son apabulladas por esta sociedad pútrida y tarde o temprano sucumben a su permanente asedio.
Innumerables ejemplos pueden ilustrar esto. Desde la corrupción generalizada que roba limosnas de iglesia, extorsiona ancianos y discapacitados, se pasa semaforos en rojo, hace trampas en los examenes, se vale del clientelismo hasta para hacer fila en un banco, hasta la conducta envidiosa que creo la maldita frase de que en Colombia se muere mas gente de envidia que de cáncer. De un pueblo que se queja del mundo pero no hace nada por cambiarlo. De una caterva de gente que le gusta ganarse las cosas sin esfuerzo. De un pueblo cuya maxima se reza a diario y se baila a son guapachoso: El vivo vive del bobo.
Y si. Efectivamente no hay un pensamiento colectivo. Pero nunca lo habrá. La mezquindad de todos nosotros es tan inmensa que jamas estaremos dispuestos a sacrificar nada en función de un concepto de bienestar común. Desde el principio de los tiempos esta región del mundo fue infestada de mediocridad y no hay ni habrá campaña cultural, método educativo, dictadura uribista, chavista que reverse esa reaccion en cadena. No hay que desgastarse. De la misma manera que los cerdos se revuelcan en sus propias heces, asi mismo nosotros nos regodearemos una y otra vez en nuestra miseria eclipsada por los memorabilisimos momentos de ebriedad colectiva cuando en el deporte ocupamos un importante puesto 21 (entre 25) que justifica las francachelas del dia del juicio que solemos hacer visibles y que en el imaginario colectivo no explicito son motivos de orgullo.
Dejo esto ultimo como un recuerdo que martille mis sienes cada vez que lo lea en la posteridad. El proposito de esta bitacora finalizó con un rotundo fracaso, como era de esperarse de esta simiente que represento. Hasta nunca.

miércoles, junio 09, 2010

Conque defendiendo la democracia, maestro.....hmmm?


Cayó el primero de varios, tal vez el menos intelectual de los autores de la masacre del palacio de justicia. Sin embargo, hay que reconocer en la justicia colombiana un alto nivel de independencia de los demás poderes públicos como contraparte a su paquidermica velocidad de acción.




Enhorabuena por la decision. Que sea el comienzo del fin de la impunidad de los magnicidios de esta patria, no boba sino completamente estúpida.

lunes, diciembre 21, 2009

Dos regalitos para navidad

Antes de dar la vuelta a las calendas, traeré a colacion dos aspectos de inmensa relevancia. He aqui el primero:

Galeria Año 2009 - El Espectador
Esta sonrisa macabra no corresponde a un documental de Nat Geo sobre una guaca ni algo similar. Corresponde tristemente a la exhumación de una tumba donde fueron sepultados algunos de los muchachos que fueron abatidos por miembros de las Fuerzas Militares para aportarlos como elementos de victoria sobre la guerra civil que vivimos. Este crimen de estado llamado eufemisticamente 'Falso Positivo' es una de las mas graves situaciones que hemos vivido en los ultimos años y por cuenta del control de los medios masivos de comunicación y la amnesia historica hemos dejado en el olvido. Esto es gravísimo pero al parecer se quedará tan impune como mi segunda exhortacion:


http://alvaroduque.files.wordpress.com/

Aqui está el informe final de la comisión de la verdad que deja ver claramente lo que sucedió, los moviles, los hechos posteriores al holocausto y muchas ideas para empezar a buscarle el cabo al enredijo. http://www.verdadpalacio.org.co/Assets/DOCs/INFORME-FINAL-CVPJ.pdf.

Yo le creo a la comisión.

No hay duda. Colombia es un país que ha girado pesadamente a la derecha desde 1946 y hay muy pocos indicios que se pueda enderezar siquiera un grado hacia el centro. Por el contrario, su inercia radical parece hacerla sucumbir hacia una Plutocracia al servicio de los nuevos señores feudales en el marco de la economia capitalista, defendida por milicias oficiales y paralelas a la legalidad.

Felices fiestas!


domingo, diciembre 06, 2009

Antes del Bogotazo

Sin mas comentarios que invitar a deleitarse con este documental que ha sido difundido en el Juglar del Zipa, aqui está la Bogota del año en que nació mi padre:



Pero no hay que decir mentiras. Este pueblo en el 46, al margen de sus caras sonrientes, estaba a punto de explotar [Vease el manifiesto liberal en 06:26]. No es nueva la gran brecha social, ni nueva la forma de la repartición de la riqueza.

Lo que si es una lástima es la perdida de la percepcion positiva de la gente en la ciudad como menciona el narrador en [09:20]: 'It is little wonder that perhaps 1.000.000 bogotanos, take pride in their modern metropolis . They're justly proud of a history of culture and the tradition of democratic government...'. Ni lo uno ni lo otro.

martes, diciembre 01, 2009

Tanto de que hablar y tan poco para aportar

Listado basico de temas a tratar sin solucion aparente o con una solución políticamente incorrecta:

1. Origen y solución verdadera de la violencia natural en estas tierras.
2. Origen y solución verdadera de la pereza natural de la gente en estas tierras.
3. Origen y solución verdadera de la mediocridad natural de la gente en estas tierras.
4. Origen y solución verdadera de la naturaleza goda y anacrónica de la gente en estas tierras.
5. Origen y solución verdadera de la corrupción la gente en estas tierras.
6. Origen y solución verdadera de la indolencia colectiva de la gente en estas tierras.
7. Origen y solución verdadera de la falta de identidad de la gente en estas tierras.
8. Origen y solución verdadera de la ignorancia de nuestra propia historia de la gente en estas tierras.

Me puedo quedar en este listado un lustro. Pero lo mas frustrante es entender que no hay mucho que alguien como yo pueda aportar más allá del ejemplo individual. Y no hay que mentirse, eso no hace la diferencia.

miércoles, junio 03, 2009

Odio la 'Colombianidad'

Malhaya el momento histórico en que la colombianidad se trocó de ser un sinonimo de gente trabajadora, pujante y sensible socialmente para convertirse en la nefanda cosa que hoy por hoy trajinan los canales de televisión local, las redes sociales virtuales y las campañas de gobierno.

Ya soy lo suficientemente viejo para recordar que aun en los finales de la decada de los 80 existía respeto por los símbolos patrios, por pensar candidamente que el café era el producto principal de exportación y por creer en los logros colectivos como la constituyente. (Aun cuando hoy sabemos ya que no logro destorcer los goznes de la decandente democracia que nos gobierna).

No obstante, hoy por hoy los iconos de la colombianidad son las figuras unipersonales que triunfan en la musica, el cine o el deporte; el gozo con el dolor ajeno, la polarizacion ideologica, la maldita malicia que de ninguna manera es indigena y pintarse la jeta con los tres colores de la bandera para hacer una marcha. Los partidos de futbol Colombia-Argentina en los que se rememora un marcador 5-0 como una hazaña davídica que la verdad no significa nada. Las superproducciones criollas que ensalzan las tetas, los traquetos o la caliente vida de las apasionadas parejas de las novelas, que dicho de paso han dejado un asqueroso hálito de porvenir entre nuestros coterraneos en busca de una felicidad que dista bastante de la realidad.

La colombianidad es folclore. Pero uno muy lejano del amor por lo ancestral como en Mexico, lejanísimo del acervo propio de la tierra como en el Peru, Argentina o Bolivia, distante millardos de la fe colectiva del chileno promedio o del Brasilero. La colombianidad es nuestro premio de consolacion ante la mediocridad, el gusto por la plata fácil, la infidelidad familiar y social y todo lo que en realidad es nuestro colectivo.

Los procesos evolutivos darán la solución a esto. Este pueblo se autodestruirá sin remedio. Sera presa fácil del colonialismo global. Mi grano de arena con todo será no traer hijos a esta tierra para no condenarlos de antemano a su infelicidad eterna.

martes, julio 15, 2008

No soy un "Colombiano de Bien"

Infortunadamente no tengo conocimientos técnicos acerca de la razón por la cual los pueblos tienen una tendencia a polarizarse y de la mano, a enceguecerse ante la claridad diáfana de los hechos que suceden a nivel macrosocial. Sin embargo podría apostar que la razón apunta a la necesidad de asociarse como fundamento de la supervivencia darwiniana.



No hace mucho, creía firmemente en que el mesianismo generado por Alvaro Uribe tenía de positivo precisamente la capacidad de unificar a un pueblo que eternamente ha estado fisurado en regionalismos, credos, partidos políticos y de fútbol. Sin embargo parece que la cura es mas grande que la enfermedad.



Las cosas hoy por hoy están entre los que son Uribistas (autodenominados Colombianos de bien en cuanta comunidad virtual existe) y los que lo odian. Entre los que creen en la parusía del mesías criollo que nos saco de las entrañas del tercermundismo y lo idolatran con imagenes de plastico que se venden en los semaforos, y los que desean secretamente su muerte. No hay puntos objetivos intermedios, si es que existen.



Y lo peor de todo es que el sentido crítico y pluralista que debe tener una democracia para mantenerse a flote se está ahogando día tras dia en un hegemonismo idealista de un pueblo que mide el bienestar en la posibilidad de viajar por carretera o en el numero de shows televisivos protagonizados por el ejercito en su "funcion natural de preservar el orden institucional". El fanatismo de los dos polos llega a tal punto que ni unos ven claramente que se está dejando de lado por culpa de la guerra el desarrollo social, ni los otros que la guerra de la guerrilla es un fracaso tanto militar como politico. Se defienden las posiciones hasta tal punto de menospreciar cuestiones de ética tan claras como la inclusion de los paramilitares en la politica, como las graves intervenciones de lideres radicales de izquierda en el conflicto colombiano, alimentando viejos demonios politicos como el recelo ancestral entre venezolanos, colombianos y ecuatorianos.



Pero ninguno de los dos polos está defendiendo politicas. Ninguno tiene un marco propositivo de ideas. O tal vez si. Hay solo una. O estas con el grupo de las mayorias, de los colombianos de bien, chovinistas, de los godos amantes del brazo militar de hierro del estado, o estas contra ellos. Es decir eres un colombiano de mal, revoltoso, guerrillo, mamerto. Si hoy Ingrid Betancourt habla en la misma linea de Uribe es presidenciable. Si una semana después despotrica del mesias, habria un 90% de colombianos que no votaría por ella...



Hay solo dos tendencias a mi modo de ver:



1. La mas improbable en el corto plazo es el desatamiento de una guerra civil. Aun no hemos llegado a golpearnos masivamente en las calles por esta polarización porque los bandos en conflicto son desiguales en una proporcion de al menos 4 a 1. Sin embargo si con el tiempo se mantiene el apasionamiento de las posturas y se tiende a igualar el volumen de los dos bandos, sería inevitable.



2. La mas probable es el establecimiento de una monocracia en alguna de sus dos presentaciones: la monarquia absoluta tal y como estaba concebida en la edad media en la que los súbditos no tenian derecho a decidir sobre sus gobernantes y en la que las instituciones cumplen la simple funcion de cortesanos y que como hoy consideran a su rey como un ser metahumano; o bien el caudillismo tal y como el que llevo a miles de alemanes a matar judios y polacos bajo las ideas romanticas del Reichsfürer sin entrar en condiciones humanistas ni de ningun orden. Aqui ya estamos hablando nuevamente de indios, negros, ecuatorianos y venezolanos con un desprecio increible, como si la mayoría de los colombianos no tuviera sangre chibcha, caribe o negra o no tuvieramos mucho que agradecer a estos dos pueblos hermanos en la consolidación de la actual economía.



No soy un colombiano de bien, solo soy un Colombiano. Asi a secas. Quizás no muy orgulloso de la estupidez colectiva de mi pueblo pero si de su fraternalidad individual y de su naturaleza sencilla y algo cándida.